Los bancos se afanan por desinvertir los activos no productivos.

Los bancos españoles ha convertido la desinversión de activos no productivos en su caballo de batalla. El supervisor bancario europeo instó a las entidades con los peores ratios de morosidad a presentar estrategias claras y definidas para la reducción de los perímetros de sus balances.

El ritmo de desinversión de estos activos, que generan altos costos y ningún ingreso, está cobrando velocidad. Un informe reciente sobre el sector bancario, publicado por Ahorro Corporación, revela los nombres de las entidades líderes en este sentido: Liberbank, Sabadell y Bankia. Según los datos recopilados entre enero y junio, disminuyeron sus activos problemáticos un 19,2%, 15,7% y 15%, respectivamente. No todas las entidades suministran esta información al mercado y es difícil hacer comparaciones entre entidades. “Todas las entidades cotizadas informaron que las entradas netas negativas de deudas incobrables están muy extendidas, aunque están todas en diferentes etapas del proceso para normalizar el coste del riesgo”, explicó la firma.

El impacto de la nueva circular de contabilidad del Banco de España, que acaba de entrar en vigor, tiene precisamente por objeto reforzar las disposiciones contra las propiedades hipotecadas y los terrenos después de la explosión de la burbuja inmobiliaria. Afecta principalmente a Sabadell y Liberbank.

El Informe de Estabilidad Financiera del Banco de España, publicado la semana pasada, revela cierto éxito en el sector a este respecto. De acuerdo con sus datos, los activos dudosos en los negocios bancarios nacionales disminuyeron un 18,2% entre junio de 2015 y junio de 2016. La disminución acumulada desde diciembre de 2013 asciende al 38%.

A pesar del dinamismo en el mercado inmobiliario, los activos adjudicados han experimentado recientemente una desaceleración de la tasa de ventas. Entre 2011 y 2013, la disminución fue impulsada por las voluminosas ventas de Sareb, el banco malo. Esa entidad se ha apoderado de la batuta en el segmento de ventas de cartera.

En general, el perímetro de los activos incobrables disminuyó un 12% interanual y asciende ahora a 199.000 millones de euros. Los créditos refinanciados y reestructurados disminuyeron un 12,1% en un año y un 26% desde marzo de 2014.

No obstante, los activos no productivos representan todavía el 15% de los balances de los bancos españoles, mientras que en el Reino Unido y Alemania representan sólo el 3%, según un estudio de AFI. Si se vendieran todos a la vez, el retorno adicional les permitiría cubrir el costo del capital, que es lo que más desean los accionistas.

El ROE medio de los bancos españoles es del 6,1%, según datos del Banco de España al 30 de junio de 2016. Esa cifra es ligeramente superior a la media europea. Sin embargo, el costo del capital se sitúa en torno al 8% -9%.

Fuente: Real Estate Press



Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad