España recaudará ingresos suficientes para no recurrir al SEPE.

El mercado de trabajo mantiene el pulso con firmeza, gracias al buen ritmo de la economía española. Gracias a ello, el Estado podrá reducir los gastos que destina a pagar el desempleo.

Para este 2018, el Gobierno espera que la economía crezca un 2,7% y que el paro baje al 15% de la población activa, si consigue que se creen 500.000 puestos de trabajo. Ese escenario reduciría los recursos destinados a sufragar las políticas pasivas, que se recortarán un 3,4% (17,70 millones de euros).

De esta forma, y por primera vez desde 2008, el Estado no tendría que acudir al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) para hacer frente a los pagos por desempleo.

 

Fuente: Idealista



Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad