El Supremo, a favor del hipotecado: obliga a la banca a pagar las costas por las cláusulas suelo.

El Tribunal Supremo se ha pronunciado por primera vez sobre las costas y obliga a la banca a pagar las correspondientes a las dos instancias previas al recurso de casación en materia de cláusulas suelo declaradas nulas.

Tras ajustar el Alto Tribunal su doctrina a la del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), esta decisión tiene efecto retroactivo. El Supremo argumenta su decisión en que se produciría un efecto disuasorio para el consumidor, aunque ganara el litigio.

La Sala Primera del Supremo argumenta que si el consumidor, a pesar de ganar el litigio, tuviera que pagar sus gastos en las primeras instancias se produciría entonces un efecto disuasorio para que los hipotecados no interpusieran litigios por cantidades moderadas. 

La norma general en la imposición de costas es el principio de vencimiento, de modo que la no imposición de costas al banco demandado supondría en este caso la aplicación de una salvedad a dicho principio en perjuicio del consumidor.

Además, la actividad procesal del banco demandado pretendió, más allá de invocar a su favor la anterior doctrina jurisprudencial, intentar su suspensión por prejudicialidad civil, negar por completo la obligación de restitución, y oponerse a la admisión antes y después de tener conocimiento del contenido de la STJUE de 21 de diciembre de 2016.

La sentencia, de la que ha sido ponente el presidente de la Sala, Primera Francisco Marín Castán, cuenta con el voto particular de tres magistrados, fundado en el cambio sobrevenido de jurisprudencia y las serias dudas de hecho o de derecho que ello ha producido, así como en la ausencia de afectación del principio de efectividad.

Esta decisión supone para el banco un auténtico varapalo. El sector financiero tendrá que pagar costas si gana el pleito el consumior y no coincide lo ofrecido con lo determinado por el juzgado.

El mecanismo extrajudicial para las cláusulas suelo

En cuanto al mecanismo extrajudicial de las cláusulas suelo aprobado por el actual gobierno para agilizar la devolución de lo cobrado de más sin saturar la vía judicial, Carmen Giménez, abogada titular de G&G Abogados, recuerda que con esta sentencia del Supremo el banco tendrá que pagar costas aunque se allane a la demanda.

Por otro lado, Giménez recuerda que también había casos en que se recurría a la Audiencia Provincial y no había imposición de costas al banco, con lo que cada parte tenía que pagar la suya, ganara quien ganara. Lo que dice el Supremo es que el vencedor no tiene que pagar abogado y procurador de todas las instancias.

 

Fuente: Idealista



Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad