El precio del alquiler en Madrid ya marca máximos y sube un 15,6% en 2016.

Según el último informe de precios de idealista, Madrid finaliza 2016 con una subida interanual en el precio de la vivienda en alquiler del 15,6%,  lo que sitúa el precio del metro cuadrado en la capital en 14,4 euros al mes. Con este ascenso, los precios del alquiler han vuelto a marcar su máximo, dejando atrás los niveles previos al estallido de la burbuja inmobiliaria.

Todos los distritos madrileños menos uno acaban el año en positivo. La mayor subida se ha producido en Tetuán, donde los propietarios piden un 20% más por sus viviendas, seguido de Chamberí, con un incremento del 18,5%, Moncloa (17,1%), Centro (15,7%) y Moratalaz (15,5%). Con incrementos  de dos dígitos están también Puente de Vallecas (13,3%), Carabanchel (13%), Arganzuela (12,5%), Latina (11,8%) y Salamanca (11,3%). La única bajada registrada en la capital se ha producido en Usera, donde los propietarios piden un 1% menos por arrendar sus viviendas que hace un año. Villaverde es una vez más el distrito más económico (8,9 euros/m2), mientras que en el lado opuesto de la tabla está el distrito Centro (17,7 euros/m2), el más caro de la ciudad. Por detrás se sitúan Chamberí (17,3 euros/m2) y Salamanca (16,7 euros/m2).El precio medio en la comunidad subió un 18% hasta los 12,9 euros/m2.

En 2016  todos los municipios analizados por idealista en la Comunidad de Madrid han incrementado sus precios, con excepción de Aranjuez, donde se redujeron un 1,7%. La mayor subida, tras la capital, se ha registrado en Móstoles y Getafe, con sendos aumentos del 14,7% en el precio de los alquileres. Le siguen Las Rozas (8,5%), San Sebastián de los Reyes  (7,6%) y Majadahonda (7%). La menor subida se ha producido en Collado Villalba (2,2%). Un año más, La Moraleja es el mercado más exclusivo de la comunidad, con 14,7 euros/m2. Le siguen Majadahonda (11,4 euros/m2) y Pozuelo de Alarcón (11 euros/m2).

Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, asegura que “tal y como venimos diciendo en idealista desde hace años, el alquiler ha venido para quedarse. Las reformas políticas que se han hecho en los últimos años han beneficiado de manera increíble el crecimiento del alquiler, sacándolo del raquitismo en el que tradicionalmente se encontraba desde los años 60. La crisis que hemos vivido entre otras consecuencias ha abierto los ojos a muchos sobre la evolución de los precios de venta y la realidad de que también en España pueden caer, y mucho, los precios de las casas”.

Según Encinar “este  enorme aumento de la demanda todavía no va acompañada de un crecimiento similar de la oferta, que de hecho se está reduciendo lo que hace aumentar los precios. No se trata en ningún caso de una burbuja sino de un aumento notable del interés de los españoles por alquilar en determinadas ciudades. Además durante la crisis los precios de alquiler estuvieron más estables porque los contratos se habían firmado años antes y es ahora en la renovación o nuevas firmas donde los propietarios actualizan la renta, que en todo caso sigue en niveles razonables si comparamos los grandes mercados españoles con la mayoría de las capitales europeas. En todo caso el alquiler tiene techo. Llega un momento que aunque los propietarios pretendan aumentar las rentas que esperan el mercado les coloca en la realidad.

Aunque las subidas son mayoritarias, la estadística pone de manifiesto que no son uniformes, ya que los grandes mercados han seguido siendo un polo de atracción de la demanda que ha hecho que los precios hayan subido aún con más fuerza. De todas maneras, los datos muestran que la presión sobre los precios en las grandes ciudades se está trasladando a las periferias, que en muchos casos registran incrementos superiores a los de las propias capitales”.

El directivo de idealista asegura que para fomentar el crecimiento del alquiler ”es necesario que se sigan produciendo políticas de dinamización, adoptando nuevas medidas que ayuden a aumentar el parque de viviendas, como pueden ser el incremento de la seguridad jurídica de los propietarios, incluyendo incentivos fiscales para aquellos que se decidan a ponerlas en el mercado o recuperando la desgravación para los inquilinos”.

Fuente: Idealista



Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad