Poner a la venta una casa heredada no es nada fácil.

Así es el lavado de cara que debes dar a una vivienda heredada para lograr venderla.

La presentación de estos inmuebles suele ser realmente problemática, sobre todo si tenemos en cuenta que en este momento del mercado el comprador se ha vuelto muy exigente.

Las personas han vivido durante muchos años, a veces décadas, en una casa y es normal que esto se note, que en ella estén presentes no sólo los recuerdos, sino muchas más cosas. Suelen ser pisos y casas oscuros, sobrecargados de muebles y de objetos personales de todo tipo, y con un toque antiguo muy marcado. Cuesta mucho ver todo el potencial que tienen, y esto perjudica a los propietarios que los quieren vender. La presentación quita atractivo a las fotos, impide que los compradores se den cuenta del potencial del inmueble, frena la venta, y obliga a bajar el precio.

Sin embargo, existen soluciones rápidas y rentables para realizar un cambio decisivo de la presentación de un inmueble de herencia, sin emprender una reforma costosa. Los “lavados de cara” integrales y financiados que ofrecen las empresas de ‘home staging’ aportan una ayuda decisiva para vender un inmueble de herencia en el mínimo tiempo y al mejor precio.

Entonces, ¿de qué se trata? Estas son algunas de las soluciones que mejor funcionan:

Quitar los muebles en exceso y todo lo que sobrecarga los espacios (una vez los herederos hayan recuperado lo que quieren).

Pintar de blanco

– Limpiar a fondo

– Cambiar el color de los azulejos en la cocina y los baños cuando hace falta

Arreglar todos los pequeños desperfectos materiales que fijan la atención del comprador y dan una sensación negativa sobre el estado general de la casa

Corregir la iluminación de todas las estancias

– Colocar todo el material de decoración necesario para que el potencial exacto de cada espacio salte a la vista del comprador

– Dejar puesto este material a lo largo del periodo de venta.

Sacar fotos más atractivas de la casa para el anuncio de venta.

En resumidas cuentas, se trata de convertir un piso o una casa invendible (o vendible a un precio muy rebajado) en un producto inmobiliario luminoso, moderno, atractivo, apto a gustar a los compradores.

¿Y cuánto cuesta? Depende mucho del estado inicial de la casa, pero el precio total de una operación profesional completa suele estar al 0,8% del valor del inmueble más o menos, incluyendo la mano de obra, la obra de pintura, la instalación y puesta a disposición de todo el material… Las empresas de home staging realizan estos cambios en pocos días, y además los financian hasta la venta del inmueble. Tienen la experiencia, el material y los recursos para ayudar a los propietarios de una casa heredada a venderla al precio más alto de mercado, y en el tiempo mínimo.

Fuente: Idealista



Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad